Tips para dormir mejor

Todos hemos pasado una noche en vela. El día siguiente se hace duro porque disminuye nuestra concentración, nos falta la energía. Incluso, puede alterar nuestro comportamiento y las emociones.

Todo esto repercute considerablemente en la calidad de vida. Como esa sensación de estar cansado y adormilado no es agradable, intentamos que no nos vuelva a pasar y a veces nos desesperamos en el intento.

Por eso te dejamos unos tips para ayudarte a dormir mejor y poder conciliar el sueño. Consejos que, si los llevamos a cabo, nos ayudarán a dormir bien y a disfrutar de un sueño de calidad.

Tips:

  1. Relájate antes de costarte. Actividades como leer antes de dormir, con luz tenue, es una buena manera de prepararse para conseguir dormirse rápidamente. Entre otro tipo de medidas que nos pueden relajar antes de acostarnos está el darnos un baño con agua templada o incluso realizar ejercicios relajantes. Y, como puede sobreentenderse, nada de alterar a nuestro cuerpo y mente con el móvil del trabajo.
  2. No mires el reloj. No hay nada más estresante a la hora de dormir que ver pasar las horas. Tápalo o llévatelo a otra habitación. Si ves que no te quedas dormido, lo mejor es levantarte de la cama e irte a otra estancia a leer o a hacer otra actividad que te relaje.
  3. Mantén la hidratación. Bebe lo suficiente antes de irte a acostar para no despertarte porque estás sediento. Y, eso sí, no bebas mucho justo antes de irte a dormir para que tampoco tengas que levantarte al baño.
  4. Ten un horario de sueño constante. Tanto de vacaciones como los fines de semana se hace necesario tener una rutina de sueño. Esto nos va a ayudar a asegurar una mejor calidad y consistencia del sueño. Acostarse y levantarse a la misma hora cada día programa nuestro “reloj interno”.
  5. Escucha música relajante. Los sonidos suaves o la música relajante nos ayudan a mantenernos tranquilos y calmados. Por tanto, puede ser una buena opción para dormir rápido y profundo. https://www.youtube.com/watch?v=rpZFnu4-DeA
  6. Utiliza tu dormitorio, sólo para dormir en la medida de lo posible. Muchas veces relacionamos una habitación a un hábito, por lo que si tenemos costumbre de trabajar en él nos será más dificil conciliar el sueño. Si vas a leer, trata de hacerlo en otro lugar de la casa que no sea la cama.

Además...

  • Hay que mantener un entorno apropiado para dormir. Nos referimos a tener una habitación en orden, con limpieza, buena ventilación, oscuridad, silencio. Un buen colchón y una buena almohada harán nuestro sueño más placentero.
  • Mantén buenos hábitos alimentarios. Es importante llevar una dieta equilibrada rica en frutas y verduras. Evita las grasas de origen animal. En esto incluimos cenar ligero y hacerlo un par de horas antes de ir a la cama. Mejor tomar alimentos que no provoquen indigestión.
  • Evita la siesta. Si finalmente la duermes, procura que no sea superior a 30 minutos y antes de las 5 de la tarde.
  • Acuéstate cuando realmente estés cansado. Dar vueltas en la cama no es recomendable. Genera más estrés.
  • Evita excitantes. Reduce o suprime el consumo de cafeína, nicotina y de alcohol.
  • Controla la respiración. Hacerlo de forma más lenta y profunda facilita que el cuerpo se relaje y disminuyan los latidos del corazón. Con esto se consigue que el cerebro entienda que es el momento de parar el ritmo diario. Ayuda a dormirse más rápido.
  • Relaja los músculos. Cuando se padece mucho estrés y ansiedad, se provoca que nuestros músculos estén contraídos. Por eso, practicar técnicas de relajación muscular nos puede ayudar a conseguir un sueño rápido y reparador.

y en resumen:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *