Cetoacidosis Diabética

¿Qué es la cetoacidosis diabética?

La cetoacidosis diabética es un problema grave que le sucede a las personas con diabetes cuando se acumulan en la sangre sustancias químicas llamadas «cetonas». Puede suceder en personas con diabetes tipo 1 o tipo 2, pero es más probable que afecte a las personas con diabetes tipo 1. Esto se debe a que las personas con tipo 1 producen poco o nada de insulina, hormona que permite que el cuerpo use el azúcar (glucosa) como fuente de energía.

Normalmente, el cuerpo usa la glucosa como fuente de energía. Pero en las personas con diabetes que no producen insulina ( y no la han recibido por vía externa), el cuerpo no puede usar la glucosa y la energía la obtiene por la «quema» la grasa. Pero usar grasa como fuente única de energía, puede hacer que el cuerpo produzca demasiadas cetonas. Cuando las cetonas se acumulan en exceso en la sangre, pueden ser tóxicas.

Causas de cetoacidosis

●No reciben tratamiento para la diabetes (posiblemente porque no saben que la tienen) y, por lo tanto, su cuerpo descompone la grasa.

●Tienen una enfermedad grave o un problema de salud, como un ataque al corazón o una infección.

●Toman ciertos medicamentos o drogas ilegales.

●No toman su insulina según las indicaciones.

Síntomas

Tener mucha sed y beber mucha agua, boca seca.

Orinar mucho, incluso de noche

Náuseas o vómitos.

Dolor abdominal

Cansancio físico o fatiga mental, confusión

Tener un aliento que huele dulce o afrutado.

Pérdida de peso

Consulte a su médico o en servicio de urgencia si tiene los síntomas enumerados anteriormente.

Exámenes

Ante la sospecha clínica de cetoacidosis, se ha de pedir, glicemia, cetonas en sangre y orina, medición de electrolitos plasmáticos y gases en sangre arterial. No obstante, pueden ser necesarios otros exámenes.


Tratamiento

Se realiza hospitalizado

La base del tratamiento es la hidratación, reposición de electrolitos e insulina. 

Puede ser necesario otros tratamientos además de lo anterior, para corregir alguna otra condición que puede haber contribuido a generar la cetoacidosis, por ejemplo, uso de antiobióticos si se sospecha o  demuestra infección asociada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *